RSS

¿ESTÁS CREANDO TU FUTURO?

Creo que no es una pregunta fácil de responder, ya que, no son muchas las personas que tienen – visualizado el futuro que quieren –. Es normal que con el ajetreo diario, la sobrecarga laboral, las variadas responsabilidades, se nos pase la vida sin detenernos un momento a pensar en “el futuro que queremos”.

“Somos arquitectos de nuestro propio destino.” — Albert Einstein

Todas las cosas se crean dos veces, una creación mental y otra creación física. Cuando quieres construir una casa, imaginas la cantidad de habitaciones para tu familia, si necesitas un gran patio para realizar asados con tus amigos, o para tu mascota, etc. y luego creas un plano con el diseño. Cuando tienes listo esto compras los materiales y contratas mano de obra, para comenzar la construcción. Cualquier error en la visualización (planificación)  en este momento es bastante más costoso.

Es común que construyamos nuestra vida ligeramente, sin mucha planificación, en la cual luchamos y trabajamos eficientemente, con el fin de subir en la escalera del éxito, pero al llegar al último peldaño, nos damos cuenta que nos estábamos apoyando en la muralla equivocada.

 La administración te conduce a realizar las cosas bien; en cambio el liderazgo te conduce a realizar las cosas correctas

Hace ya varios años, llevo una buena administración de mis tareas, utilizando el método GTD, lo cual me tiene bastante satisfecho. Pero había dejado un poco de lado, el liderazgo de mi vida, ya sea por decisión propia u omisión; seguía avanzando para alguna parte ;-). Mi objetivo es averiguar, si en todo ámbito estoy en la muralla correcta, y redefinir detalladamente mis áreas de responsabilidad, aunque, hace un tiempo ya las había definido, me faltaba crear los objetivos para cada una de ellas, y lo más importante, cuales son las próximas acciones para conseguir estas metas correctas.

Creando la constitución de mi vida

Imagina que estás asistiendo a un funeral, vas llegando a la iglesia, escuchas una linda melodía armoniosa, miras a tu alrededor, la mayoría de las personas que están ahí, son conocidos tuyos,  amigos, vecinos y compañeros del trabajo. Caminas al ataúd, y cuando miras por el vidrio de éste, te encuentras contigo cara a cara. Es tu propio funeral. ¿Qué te gustaría que digieran de ti? ¿Qué éxitos realizados te gustaría escuchar?

Creo que la mejor forma de visualizar nuestros deseos más profundos, es imaginarnos esta situación. Luego de varias lágrimas, incomodidad, estrés y otras sensaciones, realmente uno – saca a flote – los deseos más profundos de nuestro ser.

Luego de esta introspección, es enriquecedor escribir estos deseos, ya que, se transformaran en los valores y objetivos de vida, por lo tanto, todas las demás metas serán alineadas por esta “constitución”, ya que, cualquier otro objetivo no tendrá la supremacía para desviar estos profundos valores.

Ahora claramente los siguientes pasos, son definir las áreas de responsabilidad, y las metas de cada uno de estas áreas, basándose en la constitución.

Esta entrada, se basa en el segundo hábito del libro “los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”. En una entrada anterior, “Piensa por ti, no dejes que los demás lo hagan… “, comento sobre el primer hábito.

Ahora cuéntame de ti… ¿Tienes clara todas tus murallas del éxito? ¿Sientes que tienes liderazgo en tu vida? ¿Crees que la administración es más importante que el liderazgo?

 
2 comentarios

Publicado por en 25/02/2012 en Productividad

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Tienes un “Plan B” o sistema de contingencia de tu sistema de organización?

Estas últimas dos semanas, han sido un poco diferentes, por decirlo de alguna forma. Por trabajo tuve que viajar a Colombia, para cerrar un proyecto e implementarlo en el país. La semana anterior al viaje, estuve trabajando un montón con el fin de dejar todo planificado y delegado a mis colegas. Todo perfecto, llegué a Colombia salí a pasear con colegas de allá, – todos muy simpáticos y amistosos –, me reí mucho y conocí excelentes personas.
Comenzó la semana laboral,  tenía una agenda clara y detallada de las tareas a realizar, por lo que eso me tenía muy tranquilo. Luego cuando tuve un tiempo para revisar mis emails y contactarme con Chile, comenzaron mis “temas de organización”.
En la empresa tenían todo los sitios bloqueados de internet, habían escasos teléfonos porque se estaban mudando de oficina. El roaming de mi celular no funcionó… no saben lo que se siente estar sin teléfono ;-)… no podía comunicarme con mis seres queridos, tampoco acceder a mi blog, para publicar y avanzar mis temas personales. Después a la salida del trabajo, me invitaban a salir, por lo que, ir a un cibercafé u otra cosa para estabilizar mi sistema – pasó a segundo lugar –, ya que, fue más prioritario conocer y pasear con mis colegas de allá, en el cual no tengo tantas posibilidades de verlos, que no sea, por una WebCam 😉
Por lo tanto, no fue tan difícil, pensar en que necesitaba tener claro un sistema de contingencia, cuando todos mis dispositivos – no funcionaran de una forma “normal” –.

¿Que hice, dada estas situación “diferente”?
•    Nunca dejé de anotar mi bandeja de entrada: quizás en ese momento, procesar mis bandejas de entrada, no era posible de realizar debido a que mi tiempo ya estaba destinado a una planificación especial. Pero al anotar en la bandeja las cosas, sabía que vería esto alguna vez.

•    Comunicar a las personas que ya tenía compromisos de ante mano: Cuando supe que tendría que viajar, lo primero que hice fue revisar mis compromisos de esa semana, e informar inmediatamente que tendría que aplazar algunos – por fuerza mayor – , o delegar a otras personas esas tareas.

¿Qué aprendí de esta experiencia?
•    La bandeja de entrada es lo máximo: Así es, cuando no se puede seguir el flujo completo, almacenar las cosas en la bandeja de entrada, te libera y te da tranquilidad. Sabes que no te olvidarás de los temas.

•    Debo tener un sistema de contingencia: Al tener un sistema tan “conectado”, SmartPhone –  Outlook Exchange –Catch – EverNote. Sin tener internet, todo el sistema estaba desconectado, por lo tanto me demoraba 5 veces más en buscar algo, ya que, durante varios días no se habían actualizado – mutuamente –. Por lo tanto, estoy pensando en tener un sistema de contingencia, en los momentos que no tengo conectividad, quizás solo utilizar mi smartphone, o algo parecido, pero esto se convertirá en un nuevo proyecto para mí.

•    Oda a GTD: tengo adaptabilidad total a GTD, me sentía extraño, sin mi revisión diaria de emails, sin el repaso semanal, etc. no sé cómo hacía mis cosas antes sin este método de organización.

•    Eché de menos a mis queridos lectores: en realidad, no vi ningún comentario, de por qué no escribía ;-), al parecer los extrañé más yo que ustedes a mí. Esto partió como un deseo, ahora ya es parte de mí, creo que seguiré escribiendo aunque el único lector sea yo…

Ahora cuéntame de tí… ¿Te ha pasado una situación similar? ¿Qué has hecho? ¿Tienes un sistema de contingencia?

Mis agradecimientos a DjmFuentes, por la foto compartida.

 
8 comentarios

Publicado por en 16/02/2012 en Productividad

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La sagrada agenda.

Quise tomar este tema, dada la discusión realizada en mi anterior entrada. Quiero ser breve y conciso con los temas que recomiendo agregar a una agenda y cuáles no. Comenzando con la definición de agenda que yo considero como válida, a una lista de tareas ordenadas por un día y horas, en el cual se tiene que recordar hacer un día y/u hora específica. Según RAE, es:

Agenda.
(Del lat. agenda, cosas que se han de hacer).
1. f. Libro o cuaderno en que se apunta, para no olvidarlo, aquello que se ha de hacer.

Desde que utilizo GTD, tengo un culto a la Agenda ;-), y  los 5 mandamientos para mí son:

1)    No reservar tiempo para ejecutar una tarea en una hora determinada: Les recomiendo que no reserven tiempo para realizar una supuesta tarea en su agenda, ya que, es bastante probable que las prioridades vayan cambiando en el momento, y producto de esto no realices esa tarea, posponiéndola para siempre. Es mejor realizar una lista de tareas, en el cual cada vez que tengas tiempo elijas una de ellas y la ejecutes dependiendo el contexto que estés.

2)     No agregar a las listas de @cción, aquellas tareas que solo puedes realizar un día específico: Después de varios ajustes a mi sistema, confieso que lo mejor es agregar a la agenda las tareas que solo puedes realizar un día específico, como por ejemplo, llamar a tu amiga que está de cumpleaños. Si dejas esas tareas en la listas, solo te generarán pérdida de tiempo cuando estés en modo ejecución de acciones, leyendo tus listas de tareas, y cuando leas este tipo de tareas, no podrás hacerlas, ya que, — no son una próxima acción ejecutable en cualquier momento, solo ese día especifico—.

3)    No agregar todas las tareas al calendario: para mí juicio, esta es la peor y más común práctica, que se utiliza para recordar las responsabilidades. Es frecuente que la lista de recordatorios que se va dejando en Outlook, Lottus, etc. se utiliza para revisar las tareas que se tiene por realizar. El problema que prácticamente es una bandeja de entrada, sin acciones físicas concretas para realizar, sin pensar en la “cosa” por lo cual no va motivar a ejecutarla, posponiendo constantemente aquellas que no está clara la próxima acción.

4)    No agregar todas citas, reuniones o compromisos que se pueden realizar a una hora determinada: La mayoría de las reuniones se tienen que realizar a una hora determinada, por lo tanto es obligación agregarla a la agenda. No dejes esa preocupación en tu mente y que no te dé flojera agregarla en el calendario, ya que puedes olvidar asistir a ella, y si te ocurre esto, quedarías como una persona irresponsable, ya que no avisaste que no asistirías a ella.

5)    No utilizar la agenda como listas de @lgún día quizás: No anotes las tareas que crees que te gustaría realizar un mes después, para esto, utiliza la lista algún día quizás en la cual revisarás en cada revisión semanal. Recuerda que si anotas esto en la agenda, puede pasar ese día olvidar posponer la tarea un tiempo, por ejemplo otro mes, y después no volverás a recordarla más.

Si pones en práctica estos simples consejos, que ya han sido testeados bastante tiempo por mí ;-),  pienso que mejorarás considerablemente el orden de tu agenda.

Mis agradecimientos a Angélique ~, por la foto compartida.
Ahora cuéntame de ti. ¿Tienes tus propios mandamientos para utilizar la agenda? ¿Coincides con los míos? Espero tus comentarios…

 
12 comentarios

Publicado por en 28/01/2012 en Productividad

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,